Última Hora

"La suspensión del ahorcamiento muestra el fracaso de nuestro sistema, que apoya a los convictos", comentó este lunes (02.03.2020) a los medios la madre de la víctima, Asha Devi, tras escuchar la orden de la corte, que indica que "la sentencia de muerte no puede ser ejecutada pendiente de la resolución de la petición de clemencia del convicto".

El ahorcamiento de los cuatro condenados, programado para este martes, fue suspendido "hasta nueva orden", después de que uno de ellos, Pawan Gupta, presentara este mismo lunes una petición de clemencia ante el presidente indio, Ram Nath Kovind, quien ya rehusó hacer valer su prerrogativa con los otros tres condenados: Vinay Sharma, Mukesh Singh y Akshay Thakur.

Gupta elevó la petición de clemencia después de conocer el rechazo del Tribunal Supremo a su petición de conmutar la pena capital por cadena perpetua, su último recurso legal antes de la medida de gracia presidencial.

Se trata de la tercera ocasión en la que se suspende el ahorcamiento, programado inicialmente para el 22 de enero de este año y retrasado después al 1 de febrero, ante el goteo de recursos y peticiones de clemencia que han ido realizando los condenados.

"Su abogado no quiere que sean colgados, (pero) yo lucharé por ello cada día, no he aceptado la derrota, deben ser ejecutados", aseveró Devi.

Sería la primera ejecución desde 2015

Su hija, una estudiante de fisioterapia de 23 años, fue violada y torturada por seis hombres el 16 de diciembre de 2012 en un autobús en marcha en Nueva Delhi. "Nirbhaya" ("Sin miedo", en hindi), como se la conoce mediáticamente, falleció a causa de las heridas 13 días después en un hospital de Singapur.

Cuatro de los acusados fueron sentenciados a muerte en 2013, mientras que un quinto se suicidó ese mismo año en la cárcel, según la versión oficial y, el sexto, que era menor de edad cuando se produjeron los hechos, fue recluido durante tres años en un correccional de menores.

De producirse, esta será la primera ejecución en la India desde 2015, cuando el Estado ahorcó a Yekub Memon por su participación en los atentados terroristas que en 1993 causaron la muerte de 257 personas en Bombay.