Última Hora

Londres, Reino Unido | El Manchester City ganó su tercera Copa de la Liga inglesa consecutiva, la cuarta en cinco años, al derrotar por 2-1 a Aston Villa, este domingo en el estadio londinense de Wembley, gracias a los goles del argentino Sergio Agüero (20) y del español Rodrigo Hernández (31).

El tanzano Mbwana Samatta (41) acortó diferencias para el Aston Villa, pero el equipo de Birmingham, cuyo último título en su palmarés había sido precisamente una Copa de la Liga en 1996, no pudo evitar el triunfo de los Citizens, que han ganado seis de los últimos siete títulos disputados en el fútbol inglés.

En una temporada marcada por la pérdida casi ineludible del título de Premier League, que tiene casi ganado el Liverpool, y su exclusión de las Copas de Europa por dos años, por violación de las reglas del Fair-Play Financiero, los Citizens no dejaron pasar su oportunidad de dar una alegría a sus aficionados en esta temporada cruel.

La superioridad del City fue incontestable, pero su segundo gol, finalmente decisivo, fue marcado tras un córner que no debió haberse concedido, y Aston Villa estuvo cerca del empate en los últimos minutos, con un cabezazo del belga Bjorn Engels, rechazado por el guardameta chileno del City, Claudio Bravo, cerca de uno de los postes (88).

- Guardiola sorprende con Foden -

Pese al buen trabajo de su defensa, la elegancia de su centrocampista Jack Grealish, los Villanos, 19º y penúltimo equipo en la tabla, deberá ahora concentrarse en la lucha por la permanencia.

Pep Guardiola había sorprendido un poco con su alineación, colocando como titular al joven Phil Foden, mientras que Kevin de Bruyne y Riyad Mahrez estaban en el banquillo al inicio del partido.

El joven (19 años) y muy prometedor centrocampista ofensivo justificó la confianza de su entrenador con un buen partido.

Privado del francés Aymeric Laporte, lesionado, Guardiola prefirió descender a la defensa al brasileño Fernandinho, antes que alinear al argentino Nicolás Otamendi al lado de John Stones, un dúo que ha hecho perder algunos puntos preciosos al City esta temporada.

El gol marcado por el club de Birmingham, dio la razón a Guardiola sobre sus dudas respecto a su defensa.

El defensa internacional inglés del City no hizo bien su repliegue, dejando a Anouar el-Ghazi irse por banda y centrar para que Mbwana Samatta marcara de cabeza, sin dar ninguna chance a Claudio Bravo.

- Goles tempraneros -

Felizmente para el City, sus delanteros habían hecho el trabajo antes.

Sergio Agüero había aprovechado un toque de cabeza de su compañero Phil Foden para abrir el marcador, antes de que Rodri marcara de cabeza tras un córner inexistente, ya que su compañero alemán Ilkay Gündogan había tocado el balón tras un entrada que le hizo Jack Grealish.

Gracias a este triunfo, los Citizens se acercan al récord de victorias en la Copa de la Liga, con sus siete triunfos frente a ocho del Liverpool, que es también el único equipo en haber levantado el trofeo cuatro veces seguidas, entre 1981 y 1984.

Además, el City logra su undécimo título doméstico, entre Premier, Copa de la Liga y Copa de Inglaterra, a los que se podrían añadir tres Community Shields, el partido de pretemporada que enfrenta al campeón de primera división y al vencedor de la FA Cup, desde la llegada de los propietarios emiratíes al frente del club hace doce años.

Y su sed de victorias no se ha parado esta temporada, ya que pueden ganar la Copa de Inglaterra e incluso por primera vez en su historia la Liga de Campeones.