Última Hora

La intención de los diputados de la Asamblea Legislativa de repudiar al presidente Carlos Alvarado por la firma y presentación del decreto que creó que la fallida Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) fracasó esta tarde en el Plenario.

El presidente de la Asamblea, el liberacionista Carlos Ricardo Benavides, aseguró que el Plenario no tiene la competencia constitucional para realizar votos de censura o similares contra el Presidente o sus actos y que tal afirmación se encuentra explicada en un informe del Departamento de Servicios Técnico emitido en 2014.

“El voto de repudio solicitado por el diputado Rodríguez Steller es equivalente de forma directa a un voto de censura e intenta fundamentarse en la Constitución Política, la cual prevé en el artículo 121 inciso 24 que los votos de censura son únicamente contra ministros y ministras de Estado”, dijo Benavides.

“Dentro de los actos de control político que puede ejercer la Asamblea Legislativa en relación con las actuaciones del presidente de la República no se incluye los votos de censura, por tanto esta presidencia no admite la moción presentada por el señor diputado Erick Rodríguez”, añadió.

La decisión fue ampliamente criticada por el legislador independiente, quien aseguró que contradice lo hecho por la Asamblea en febrero anterior cuando censuró el accionar del presidente de El Salvador Nayib Bukele cuando irrumpió en el Congreso junto a las fuerzas armadas.

“Es curioso que en todo lo que ha leído usted no se acordara cuando presentó la moción para repudiar los actos del señor Bukele. Yo también leí la Constitución Política y por eso no puse voto de censura por ninguna parte, pero con esto veo que lo que es bueno para el ganso no es bueno para la gansa en este caso.

“Con lo que votamos aquí contra Maduro y Bukele durmieron muy tranquilos, pero si censuramos al Presidente sí va a tener repercusión en el quehacer político de los costarricenses”, dijo el diputado, quien sometió a apelación la resolución de Benavides pero esta fue nuevamente rechazada.