Última Hora

Bismarck Espinoza Martínez de 33 años y de nacionalidad nicaragüense fue condenado este lunes a 16 años de prisión por el homicidio simple de la turista venezolana Karla Stefaniak, hecho ejecutado en noviembre de 2018.​​​

Según el Código Penal, el homicidio simple consiste en cuando una persona, con dolo e intención, pone fin a la vida de otra pero no existen circunstancias alrededor de ese crimen que la ley considere para ya sea atenuar o agravar la figura.​

La pena de prisión por homicidio simple (Artículo 111) va de 12 a 18 años.

“Nosotros respetamos lo que dice el Tribunal, pero la analogía jurídica que ellos (jueces) hacen hay que esperarla hasta dentro de 18 días, cuando lo tengamos lo apelaremos y diremos que la calificación está mala. Puede pasar que anulen la sentencia para analizarlo diferente”, indicó el abogado de la familia de Stefaniak, Joseph Rivera.

El abogado indicó que al hablar del desenlace con la familia de la venezolana estos se mostraron indignados por lo resuelto por el tribunal.

Además, considera que la pena debió haber sido más dura, como homicidio calificado cuya pena va de 25 a 35 años según el Código Penal.​​

“Me queda ese amargo sobre esta situación tan delicada porque el mensaje que le dan los jueces al país es que la vida de una mujer vale 30 millones de colones. Yo vi a esa muchacha con heridas muy serias, estaba destrozada por siete puñaladas que recibió”, agrega el abogado.

Además, señala que no existen elementos distintos del dolo como lo dice el Tribunal el cual se basa en ello para la condena de homicidio simple.

El responsable por este crimen, además de los 16 años de prisión, deberá pagar 30 millones de colones a la familia de la víctima.

La oficina de prensa del Ministerio Público informó que va a esperar la sentencia integral para definir si apela o no. La Fiscalía había solicitado una pena de 18 años por homicidio simple.

Los hechos ocurrieron el pasado 28 de noviembre del 2018, cuando la mujer se encontraba vacacionando en Costa Rica como parte de la celebración de su cumpleaños. Apareció sin vida en una de las villas donde se hospedaba en un hotel en Escazú.