Última Hora

Continuando con su curiosa selección de películas para el mes de febrero, el cineclub Garbo Serie B, casa de lo alternativo y de culto en la Sala Garbo, ha decidido revivir un “clásico” del cine “tan malo que es bueno”; uno que los fanáticos de esta irónica forma de ver el cine reconocerán de inmediato, y los que no saben de qué trata podrán llegar a conocer y disfrutar por una noche.

El filme en cuestión lleva el nombre de Miami Connection (1987) y fue escrito y dirigido por Y.K. Kim, un nombre que difícilmente reconozca como una de las grandes luminarias del cine, y con justa razón. Esta, la que él pensaba sería su obra maestra y que luchó hasta por presentar en el prestigioso festival de Cannes (sin éxito, por supuesto) fue rechazada por múltiples estudios de todo tipo, que insistían en decirle a su autor que el producto que ofrecía no era más que “basura sin sentido”. Logró proyectarla en 8 salas de cine de Orlando, y por si se lo preguntaban, jamás alcanzó ni siquiera a recuperar su presupuesto de 1 millón de dólares aproximadamente.

Al parecer, la batalla entra una banda de rock conformada por maestros del taekwondo y una pandilla de motociclistas ninjas controlando el negocio de la droga en Miami- que en el fondo ocultaba un mensaje pacifista muy importante para su autor- no era un plato fácil de digerir para todos los públicos, y menos aún su coctel de malas actuaciones- la mayoría estudiantes de artes marciales del director de la película- peores efectos especiales y peleas pésimamente coreografiadas.

Pero como dicen, el tiempo todo lo cura, y en el 2009, un famoso cine independiente estadounidense llamado Alamo Drafthouse, compró los derechos de proyección de esta cinta en Ebay por $50 y descubrió, de sorpresa, un público para esta película, uno similar al que asiste todos los miércoles al espacio Garbo Serie B: amantes del humor negro, la ironía, lo bizarro y lo diferente, del cine alternativo en diversas expresiones.


A partir de estas funciones, y casi 20 años después de pasar en completo anonimato, Miami Connection se transformó en sensación gracias al “boca en boca”, y el público aprendió a reír y amar sus diálogos encajonados, sus malos efectos especiales y su cursilería ochentera, en una época en la que lo “retro” está de moda, al estilo Stranger Things o el remake de IT. Ahora, por una noche, la Sala Garbo le permite apreciar el fenómeno y decidir por usted mismo si esta “gran mala película” es tan buena como dicen.

Miami Connection se presentará en función única este miércoles 12 de febrero a partir de las 7:30 pm, y las entradas se ponen a la venta el mismo día de la función a solo 2 mil colones, en el Bar Shakespeare, contiguo al cine, desde las 4 pm, y a las 7 p.m en la boletería del cine.  Para más información visite el Facebook de Sala Garbo y Garbo Serie B, o la página www.salagarbo.com, y si desea asistir a más funciones de este ciclo, consulte el programa adjunto.