Última Hora

Un edificio dentro de la Universidad de Costa Rica (UCR) ya no permite ver una obra única en el país. 

En 1995 el artista nacional Miguel Casafont creó la obra "Tejiendo sonidos". La primer y hasta el momento única de arte cinético.

Estas son las que cambian dependiendo desde que dirección se observen y según la claridad del día. Para poder apreciarla es necesario estar a 60 metros de distancia, sin embargo, construyeron un edificio al frente y ahora nadie podrá disfrutarla.

Mes y medio tardó el artista creando este mural de 2.900 m2. No cobró nada por hacerla, por eso su decepción con esta universidad.

El abogado del pintor, Ricardo Murillo ya presentó la demanda. Al centro de estudios lo podrían condenar por el daño moral de su creador.

Hasta en 570 millones de colones está valorada esta pintura, según un peritaje externo.

Durante cuatro meses luchó para evitar el inicio de la construcción, sin embargo, sus esfuerzos fueron en vano.

El Rector de la UCR Henning Jensen no se quiso referir a este caso.

En su oficina dijeron que desde la Facultad de Música darían una respuesta, pero luego de tres días no se refirieron a este caso.