Última Hora

El Barcelona, ya clasificado como primero y con un once plagado de jugadores poco habituales, venció 2-1 al Inter de Milán, que quedó eliminado en beneficio del Borussia Dortmund, que pasó como segundo del grupo F, este martes en la última jornada de la fase de grupos de la Champions.

Los canteranos Carles Pérez (23) y Ansu Fati (86), que a los 17 años se convirtió en el goleador más joven de la competición, dieron el triunfo a los azulgranas. El belga Romelu Lukaku (44) había empatado para los italianos.

Con los deberes hechos y la vista puesta en la Liga, con los inminentes duelos cruciales ante la Real Sociedad en Anoeta y el Real Madrid en el Camp Nou, el técnico azulgrana Ernesto Valverde dio la vuelta al equipo y optó por un once principalmente compuesto por meritorios.

Saltaron de inicio desde el arquero brasileño Neto al lateral senegalés Moussa Wagué, pasando por los canteranos Carles Pérez y Carles Aleñá. El equipo de circunstancias compitió de tú a tú al líder de la Serie A, que jugó con su once de gala.

Antoine Griezmann, líder ofensivo ante los descansos de Lionel Messi -fuera de la convocatoria- y Luis Suárez -banquillo-, colgó un balón, Arturo Vidal ejerció de pivote y lo dejó de primeras para que Carles Pérez enchufara el 1-0.

El Inter, jugándose volver a los octavos de la Champions tras años fuera de la gran competición, tenía más hambre y sacó partido del punto débil del inusual equipo azulgrana, la defensa. No aprovecharon su oportunidad los franceses Samuel Umtiti, completamente fuera de forma, y Jean-Clair Todibo, tierno a sus 19 años.

Fue este último, con muy pocos minutos desde que llegara del Toulouse hace un año, el que poco tuvo que hacer ante la fiereza de Lautaro Martínez en un balón colgado. El argentino cedió a Lukaku y el gigante belga conectó el empate.

En el 72 Martínez tuvo la victoria, tras un error de otro francés, este sí habitual titular, Clement Lenglet. El argentino le hizo un sombrero y su disparo con intención rozó uno de los postes.

A estas alturas Valverde había dado entrada ya a dos de sus pesos pesados, Suárez y Frenkie de Jong. 

Precisamente Suárez devolvió una pared a Ansu Fati, que acababa de saltar al terreno de juego, para que el canterano de 17 años ajustara a uno de los postes su disparo desde la frontal.

Fati se convirtió de esta forma en el goleador más joven de la historia de la Champions.