Última Hora

El mariscal de campo Patrick Mahomes y sus Kansas City Chiefs impusieron su ley en el estadio Azteca al vencer 24-17 a Los Angeles Chargers en el regreso de la NFL a México, en el tradicional partido de lunes por la noche.

El destino de los Chargers quedó marcado desde la primera mitad. Aunque su quarterback Philip Rivers había lanzado más yardas que Mahomes (237 contra 63), no fue certero en momentos decisivos.

Además, Rivers sufrió una captura en el primer cuarto (Mike Pennel) y dos intercepciones en el segundo (Derrick Nnady y Tyrann Mathieu), la segunda devino en la primera anotación de Kansas City con una corrida de seis yardas de LeSean McCoy.

En los dos primeros cuartos, el equipo angelino -local- se tuvo que conformar con tres goles de campo de Michael Badgley.

En el tercer cuarto, Kansas City se separó 24-9 con una corrida corta por el centro de Darrell Williams y un pase de anotación de Mahomes de 23 yardas a Travis Kelce.

Los Ángeles pudieron acercarse 24-17 con un pase de touch down a Keenan Allen aderezado por una conversión.

A Rivers le interceptaron por tercera ocasión (Rashad Fenton) en el último cuarto cuando había lanzado un bombazo para ir por la remontada.

En su última ofensiva, Rivers le puso emoción al juego con un pase profundo, pero sufrió su cuarta intercepción (Daniel Sorensen) cuando mandó el balón a la zona prometida con 18 segundos en el reloj. 

Rivers terminó el partido con 352 yardas por aire y Mahomes con 182.

Los Chargers no capitalizaron su mayor yardaje total (438 contra 310 del rival) y tampoco supieron sacarle provecho al avance por tierra que produjo el hombre que más corrió: Melvin Gordon (69 yardas; Mahomes 59).

Con el triunfo, los Chiefs quedaron al frente de la División Oeste de la Conferencia Americana con marca de 7-4; los Chargers son terceros con 4-7.

Otro fútbol, otro ambiente.

El espectacular ambiente que se vivió en este partido comenzó a sentirse desde las horas previas. 

"Luego luego se ve que viene otro tipo de gente", dijo un hombre que ofrecía lugares de estacionamiento en las inmediaciones del Azteca a un acompañante.

Como cada vez que la NFL se presenta en México, el estacionamiento del inmueble está restringido para algunos acreditados; encontrar un lugar para aparcar en las calles aledañas puede costar entre 300 y 500 pesos (desde 15 hasta 25 dólares).

"Son bien manchados (abusivos)", replicó un aficionado que buscaba un lugar donde dejar su automóvil.

A lo largo de 1,5 kilómetros sobre una avenida que desemboca en el estadio, la afición caminó tranquila sin barullos, ni insultos, ni el caos que suele haber cuando juegan los dueños del Azteca: la selección mexicana y el América.

La gente siguió el camino hacia el coloso, a su paso aparecieron vendedores de artículos conmemorativos: gorras, playeras y banderas. Los precios eran moderados y oscilaban de los 100 a los 250 pesos.

Lo que mejor se cotizó fueron las capas de plástico porque "hay pronóstico de lluvia", aseguraban los que las vendían a 20 pesos (un dólar) cuando en otras ocasiones cuestan entre 10 y 15 pesos. Por cierto, no llovió.

Mahomes el más querido.

El estadio se pobló poco a poco de aficionados, aunque no con el impacto que hubo cuando vinieron los Raiders (2016 y 2017) o los Patriots (2017), equipos de mayor convocatoria entre el público mexicano.

En esta ocasión, se notó una paridad entre los jerséis azules de los Chargers y los rojos de los Chiefs.

Entre los jerséis de Los Ángeles se notaban algunos con el número 17 de Rivers, pero el más repetido fue el 21 del corredor LaDainian Tomlinson -ya retirado-; también fue posible ver el 14 de Dan Fouts, el legendario mariscal que llevó a los 'Bolts' –entonces de San Diego– a la final de Conferencia de la campaña 1981.

De Kansas City, el jersey más popular fue el de Mahomes, el lanzador que ha causado sensación en la liga en los dos años más recientes y que en esta velada se llevó la ovación más sonora durante la presentación de los equipos.

Se lució el anfitrión.

Luego de que el año pasado se cancelara el partido de la NFL en México entre los Rams de Los Ángeles y los Chiefs de Kansas City por el deplorable estado de la cancha del Azteca, en esta ocasión el césped lució impecable.

La tribuna lució pletórica con el arribo de 76.252 aficionados que casi llenaron el estadio (81.070 localidades) y que causaron un ambiente electrizante y ensordecedor. 

El comportamiento de la gente durante la ceremonia de los himnos nacionales fue ejemplar y además no lanzaron el grito homofóbico que el fútbol mexicano está tratando de erradicar a toda costa de sus estadios.

El único detalle se dio en la pausa de los dos minutos del último cuarto cuando un espontáneo invadió el campo y lo recorrió por completo hasta que fue tacleado por los elementos de seguridad en la zona de anotación.

                       1Q   2Q   3Q  4Q 

Kansas City Chiefs      0   10   14   0   24

Los Ángeles Chargers    3    6    8   0   17