Última Hora

Kenneth Tencio no es un atleta más del país. Kenneth Tencio está entre los mejores 10 del mundo en BMX Freestyle según el escalafón de la UCI. Kenneth Tencio no es un atleta más del país.

El ‘rider’, oriundo de Cartago, recién clasificado a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, parte como una de las pocas esperanzas nacionales para subirse al podio.

¿Podemos soñar con una medalla en Tokyo?, se le preguntó a Tencio en una entrevista para Teletica.com.

Su respuesta llena de ilusión: “Por supuesto... la visualizo todos los días. Todo empieza por un sueño, es la gasolina de la vida”.

El atleta además trató temas como el apoyo que recibe, el miedo en la práctica del BMX Freestyle y sus sueños.

A continuación, la entrevista.

En un país donde desde chiquitos todo es fútbol, ¿cómo se da cuenta uno que es bueno para el BMX?

-El talento existe, pero en definitiva nos hacemos buenos en lo que hacemos a diario, creo que nadie sabe si algo le gusta o es bueno si no hasta que lo intenta y creo que ser bueno depende de las aspiraciones que se tenga. No todos lo hacemos para ser los mejores en esto, puede ser simplemente un pasatiempo.

¿Cómo se siente ser uno de los mejores del mundo en su disciplina?

-No es algo a lo que me apego o presuma, simplemente me siento apasionado por lo que hago. Trato de disfrutarlo lo más que puedo y transmitir esa energía a los demás. Cuando te retas a ti mismo a ser mejor cada día y lo disfrutas, es cuando realmente el progreso llega.

¿Cómo se siente ser uno de los mejores del mundo en su disciplina y que el apoyo no siempre llegue?

-Yo hago esto porque me gusta. No es el deber de nadie apoyarme, pero de corazón agradezco a todas las personas que confían en lo que hago y deciden ser parte de mi trayectoria.

Al final la idea es impactar a la mayor cantidad de gente posible, para que luchen y hagan lo que aman y de este modo el atleta se vuelve un modelo para la sociedad en la que la lucha diaria tiene sus frutos.

Hay gente que podría decir, el BMX no es un deporte 'en serio', ¿qué les diría?

Creo cada quien se toma las cosas de manera diferente, son diferentes puntos de vista, pero si puedes vivir de lo que hacés, no importa lo que sea, ha de ser porque te lo tomas en serio.

¿Qué le podría decir al niño o la niña que quiere dedicarse al BMX, al skate, al surf, a deportes no tradicionales?

-Que si sonríe y hace sonreír a los demás, va por buen camino, porque no es hasta que crecemos un poco que nos damos cuenta lo que nos apasiona y cuánto estamos dispuestos a sacrificar para lograr nuestros sueños.

¿Cuál ha sido el momento más difícil de su carrera?

-Creo ha habido muchos momentos difíciles, de hecho, no creo que haya uno en específico, más bien me considero amigo de las dificultades, porque son las que sacan lo mejor de mí y me hacen ser mejor cada día.

Este es un deporte ligado al riesgo diario y en definitiva entre más se avanza, más difícil se pone, el sacrificio es diario.

¿Cómo maneja el nervio, el miedo?

-El miedo siempre está, es mentira que alguien no tiene miedo. De hecho, es una herramienta para medir el peligro y lo preciso que debemos ser en lo que hacemos.

Creo la mejor manera de lidiar es enfrentarlo a diario, estar fuera de nuestra zona de confort y cuando es eminente un peligro debes confiar en el trabajo que has hecho en el pasado, un pensamiento positivo basado en tu realidad y una tarea hecha en casa.

¿Qué le diría al Kenneth de 15 años?

-Que siga leyendo, que siga su corazón, que disfrute el proceso y que haga todo con amor, porque con amor no hay dolor.

¿Qué se ve haciendo más allá del BMX?

-Me gustan muchas cosas. Creo que ser un atleta elite me ha acercado a muchas otras cosas fuera del deporte, como la psicología, nutrición o incluso a la naturaleza y por ende he encontrado otras actividades que me gusta hacer.

De pronto no sea el mejor coach porque soy muy exigente, pero me gustaría dar charlas, siempre he querido escribir un libro, tener ganado y hasta ¿por qué no?, realizar otra rama de ciclismo.