Última Hora

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se calcula que, en los próximos 10 años, cerca de 388 millones de personas morirán de enfermedades crónicas, dentro de las cuales, la diabetes tiene un impacto importante.

​ Ante esta alerta, el Colegio de Farmacéuticos de Costa Rica hace un llamado con el fin de que pacientes, farmacéuticos y sector médico trabajen en conjunto para prevenir y garantizar un adecuado tratamiento de esta enfermedad.

La  prevalencia mundial de la diabetes se ha duplicado desde 1980 según la OMS, pues ha pasado del 4,7% al 8,5% en la población adulta, y al ser el farmacéutico, el profesional de la salud más cercano a la comunidad, el Colegio busca motivarles para que sean parte de la lucha contra este padecimiento.

“El farmacéutico tiene un papel esencial en la sanidad de la población, con la posibilidad de dar información al paciente, reconocer síntomas de enfermedades y dar el seguimiento adecuado de los tratamientos, por lo que queremos incentivar a que farmacéuticos y pacientes se alíen en pro de la salud”, explicó la Dra. Yajaira Quesada, farmacéutica del Colegio de Farmacéuticos de Costa Rica.

De esta manera, se pretende que los farmacéuticos participen activamente en la educación y contribuyan a dar solución a este problema, destacando que una buena relación farmacéutico-paciente puede permitir la detección más temprana de la enfermedad, la identificación de estilos de vida poco sanos que puedan aumentar los factores de riesgo, la difusión de información que pueda ayudar a los pacientes a comprender los riesgos de las enfermedades crónicas, entre otras funciones clave en este proceso.

“Se estima que más del 80% de los casos de diabetes puede evitarse eliminando los factores de riesgo, así que es necesario concientizar a la población y a los profesionales en farmacia para que asuman este rol activo en los tres pilares clave: detección, la educación de los pacientes y el seguimiento”, agregó Quesada.

Desde el punto de vista de los pacientes, se busca que consigan en el farmacéutico un aliado de la salud en la que se contribuya a la detección, mejora, seguimiento y administración adecuada de los medicamentos para evitar más casos de diabetes.

“En general, los pacientes con diabetes deben tomar medicamentos de por vida, y por eso es vital que cuenten siempre con el apoyo de un farmacéutico y que confíen en él, para que haya adherencia, lo tomen de la manera adecuada y no lo abandonen, ya que un tratamiento tomado de forma incorrecta podría generar daños irreversibles a la salud”, finalizó. 

En el caso de los profesionales de la salud, la misma Federación Internacional de Farmacéuticos ha insistido en que estos deben mejorar cotidianamente sus prácticas, con el fin de reconocer las enfermedades crónicas habituales de su comunidad, realizar investigaciones, asesorar en el uso correcto de los medicamentos, garantizar una prescripción, dosificación y administración adecuada, así como trabajar en equipo con otros profesionales de la salud e involucrar a los pacientes para que asuman responsablemente el cuidado de su salud.

Estos esfuerzos se dan en el marco del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra el 14 de noviembre de cada año, como una forma de concientizar sobre la necesidad de prevenir y unir esfuerzos contra esta enfermedad en aumento.