Última Hora

Las vigilancias que hicieron agentes judiciales y de inteligencia después de la primera explosión en la Asamblea Legislativa permitieron conocer la forma de pensamiento y el actuar de varios de los miembros de un grupo terrorista.

Todo eso se reafirmó tras el segundo artefacto explosivo que colocaron en canal 7 el 27 de julio pasado.

El 14 de setiembre pasado los agentes de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) quienes vigilaban las 24 horas del día los movimientos de estos sujetos observaron movimientos extraños y sorpresivos.

Tobías Borbón Navarro, vecino de Palmar Norte, tomó un autobús a la frontera con Panamá y compró un bulto grande tipo camuflado.

Posteriormente, regresó en autobús hasta Pérez Zeledón donde recogió dos explosivos fabricados de manera similar a los que ya habían hecho explotar, sin embargo, estos tenían lo que se denomina metralla o artefactos punzantes como clavos, tachuelas u otros que al salir disparos en la explosión causan daños mortales en las personas.

Tras recoger los explosivos los cuales, al igual que los otros se fabricaron en esta vivienda en Miravalles de Pérez Zeledón se dirigió hacia Cartago en bus, como siempre lo hacía para trasladar los explosivos.

Agentes judiciales y de la DIS le siguieron los pasos muy de cerca pues para ese momento sabían que estaban dispuestos a colocar explosivos durante las actividades del 14 y 15 de setiembre y temían de sitios con aglomeración de personas.

El sospechoso se montó al bus hasta que fue detenido por agentes de la Policía de Control de Drogas (PCD) antes de llegar a Cartago donde entregaría los explosivos supuestamente al líder.

Esta detención y el hallazgo de los nuevos explosivos le permitió a la policía terminar de direccionar la investigación pues lograron seguir toda la estructura y, evitar que fueran detonados dos artefactos más con un alto poder destructivo.

Aparte de los seguimientos, el OIJ también una revisión importante de redes sociales de todos los sospechosos.

Varias fotografías llamaron la atención por los informes e insignias de ellos mismos, los videos que compartían, y los sitios donde coincidían principalmente marchas y manifestaciones.

El OIJ llamó a esta investigación contra los miembros de este grupo, operación acracia por una simple la razón, acracia significa una concepción que niega la necesidad de existencia de cualquier clase de autoridad o estructura de poder, es usada ampliamente como sinónimo de anarquía.