Última Hora

El exreceptor de los Detroit Lions, Charles Rogers, cuya carrera en la NFL se deshizo en medio de lesiones y problemas fuera del campo, murió a los 38 años por una insuficiencia hepática, dijeron este lunes sus exentrenadores de Saginaw High School.

Según el entrenador de football americano Don Durrett y el exentrenador de baloncesto y director atlético de Saginaw Marshall Thomas, el seleccionado en la ronda dos del 'draft' de la NFL en 2003 estaba luchando contra el cáncer, pero no está claro si su insuficiencia hepática y el diagnóstico de cáncer estaban relacionados.

"[El médico] le había dado 30 días de vida si no recibía un trasplante de hígado", dijo Thomas.

Por su parte, su excompañero de equipo de Michigan State Chris Baker escibió en Twitter: "Devastado al enterarme del fallecimiento de mi hermano Charles (Rogers)".

Rogers ingresó a la NFL con grandes expectativas después de ser elegido por los Leones en la segunda selección general en el draft de 2003.

Sin embargo, el receptor duró solo tres temporadas en el deporte después de romperse dos veces la clavícula en las etapas formativas de su carrera profesional.

En el 2005 fue suspendido por cuatro juegos por una tercera violación de la política de abuso de sustancias de la NFL, y aunque regresó de la suspensión, fue finalmente liberado por los Leones en 2006.

Las pruebas posteriores con los Miami Dolphins, los New England Patriots y los Tampa Bay Buccaneers no tuvieron éxito.

Rogers terminó su carrera en la NFL con solo 36 atrapadas para 440 yardas y cuatro touchdowns en 15 juegos.