Última Hora

Mil millones de personas en el mundo son fumadores y las estimaciones indican que para el 2025 esa cifra no bajará. 

Por eso las empresas tabacaleras se concentran en invertir en alternativas para esos consumidores.

Este es el cubo, centro de investigación de Philip Morris en Neuchatel, Suiza.

Lugar que dio origen al IQOS, un producto que calienta el tabaco, en lugar de quemarlo.

Según la compañía, calentar el tabaco reduce un 95% los elementos tóxicos que hay en el humo, aunque no están exentos del peligro.

De hecho, en el mundo siguen muriendo 8 millones de personas al año, por enfermedades relacionadas al tabaquismo.

IQOS ha entrado en el mercado estadounidense tras ser aprobado por la FDA y en medio de la crisis de muertes por vapeo.

Pero Philip Morris sostiene que IQOS es un producto muy diferente.

El aparato está en 49 países, pero no se vende en el mercado costarricense.

Según la empresa, las leyes propias de cada estado ponen condiciones y restricciones que hacen diferentes para ingreso.