Última Hora

Profundas palabras que ejemplifican su actitud humilde y que reflejan que, pese a la fama, el senegalés Sadio Mané, no olvida sus orígenes y sus momentos duros antes de brillar en el Liverpool de Inglaterra.

El jugador reflexionó acerca de los lujos que llevan algunos deportistas en la actualidad y aseguró que no los necesita y que por eso prefiere ayudar a su gente en África.

"¿Por qué querría yo tener diez Ferraris, veinte relojes de diamantes o dos aviones? Qué cambiarían estos objetos para mí y para el mundo”, explicó el jugador al Canal+ Sport Afrique.

El delantero senegalés se ha caracterizado por realizar una serie de acciones filantrópicas en ayuda a su país de origen donde tuvo un inicio muy difícil.

“Pasé hambre, tuve que trabajar en el campo; sobreviví tiempos difíciles, jugué a fútbol descalzo. Hoy con lo que gano gracias al fútbol, puedo ayudar a mi gente”, mencionó.

El actual campeón de la Champions League con el Liverpool, ama tanto al continente africano que asegura que cambiaría su título de la UEFA por ganar la Copa Africana.

“He construido escuelas y un estadio y he provisto de ropas, zapatos y comida a gente que está en la extrema pobreza. Doy 70 euros al mes a toda la gente de una región muy pobre de Senegal para contribuir a su economía familiar".

"No necesito exhibir coches de lujo, casas de lujo, viajes y aviones, prefiero que mi gente reciba un poco de lo que la vida me ha dado a mí", concluye.