Última Hora

La derrota de Costa Rica contra Venezuela por una banca en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es consecuencia de una diplomacia improvisada y una alianza infructífera con Brasil.

Así lo señalan analistas internacionales luego de que Venezuela ganara la votación para renovar su asiento para el período 2020-2022 con 105 votos de la Asamblea General contra 96 que obtuvo nuestro país pese a las críticas por su historial cuestionado en dicha materia.

Destacan que este tipo de puestos no se consiguen de la noche a la mañana, independientemente de que Costa Rica tenga un reconocimiento internacional evidente y notorio en derechos humanos, pues hay intereses más allá de enarbolar ciertas banderas.

“Los problemas y las contradicciones que han sido notorias en el ejercicio de la conducción política de asuntos domésticos también se proyectaron a lo internacional. Se denotó el cortoplacismo, la falta de planificación estratégica y las contradicciones que suelen darse entre el presidente y sus ministros”, comenta el analista político Sergio Araya.

El experto agrega que hay elementos de contradicción y falta de alineamiento en el discurso de Gobierno, ya que Alvarado desautorizó lo planteado por el canciller Ventura de cómo sería la estrategia para justamente tratar de tener una candidatura diferente considerando lo tardío de la candidatura.

“Hay una diplomacia pésima que hace que Costa Rica decida hacer dupla con Brasil, un país que tampoco es garante de los derechos humanos con los discursos que Bolsonaro hace a diario contra las mujeres, los negros, indígenas a la vista de la población internacional”, agrega el analista internacional Antonio Barrios.

Otros de los aspectos que pudieron dar al traste con la derrota, según Barrios, es que nuestro país subestimó los alcances que la diplomacia venezolana ha tenido históricamente, sobre todo desde que llega Chaves al poder en países donde Costa Rica nunca ha llegado, principalmente en Asia, África y el Medio Oriente.

“No se planificó, el país ha venido improvisando en la política exterior desde hace un tiempo y para efectos de candidaturas es necesario el tiempo suficiente para que la Casa Amarilla pueda girar a embajadores y cuerpos diplomáticos las instrucciones para presentar atestados fuertes y reunirse con representantes de otros países”, acotó el exdiplomático, Percy Rodríguez.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU fue creado en el 2006 y está compuesto por 13 escaños para África, 13 para Asia-Pacífico, ocho para América Latina y el Caribe, siete para Europa Occidental y otros seis para Europa del Este.

Costa Rica tuvo participación en dicho consejo por última vez en el 2011.