Última Hora

“Cada vez son más personas que necesitan de esta entrada de trabajo para sobrevivir pues únicamente conocen esta técnica como entrada de dinero”.

Así defiende Melvin Núñez, legislador de Restauración Nacional, el proyecto de ley que busca reactivar la pesca de arrastre en Costa Rica.

Él, junto con varios diputados, impulsan esta iniciativa luego de que esta actividad fuera suspendida por orden de la Sala Constitucional, hasta que no existiera un estudio técnico que definiera el impacto de la pesca de camarón en la llamada fauna de acompañamiento.

 Para darle un empujón a este proyecto, los legisladores están tomando como insumo un estudio realizado por el instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) que apunta a que el impacto es mínimo.

No obstante, la fundación Marviva criticó el resultado de este estudio tomando como fuente informes del mismo INCOPESCA y el Ministerio de Ambiente. 

Regular sí, cerrar no

“Los primeros interesados son los pescadores en zonas de Puntarenas y zonas de Limón por el de desempleo y adulto mayor que no tienen fuentes de económicas para subsistir” dijo el diputado Melvin Núñez.

 “La pesca de arrastre se debería explotar y regularse con medida, los primeros interesados son los pescaderos, porque se utiliza todo hasta para comida para gatos”. Indicó Melvin Núñez

“La pesquería no se cierra, se regula, para que sea sostenible, el camarón solamente vive un año y después muere y se podría generar más empleos en zonas de Puntarenas” indicó el legislador.

Núñez agregó que ahora se utilizan nuevas redes y técnicas de pesca que implican una reducción muy significativa de fauna de acompañamiento y con esta nueva técnica en la pescadería la arrastre, Costa Rica podría llegar a darle trabajo solamente en Puntarenas a más de 3000 y en la zona de Barra de Colorado a 400, ambos lugares con mucho desempleo.