Última Hora

Privados de libertad que en la noche salía a Night clubs acompañados de los mismos vigilantes. Crímenes que ocurrían bajo la complicidad del silencio. Un lugar que lo que menos hacía era rehabilitar a los presidiarios, sino que más bien empeoraban sus posiblidades de regresar a la sociedad.

Enrique Molina es hoy un predicador pero durante años estuvo recluido en la Penitenciaria Central, una de las páginas más vergonzosas en la historia judicial del país.

En este entrevista con 7 días Radio, Molina recordó el infierno que se vivió en ese lugar.

Repase la entrevista completa acá.