Última Hora

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se felicitó el lunes por el anuncio del Pentágono de que Estados Unidos va a retirar hasta a 1.000 soldados en el norte de Siria, donde Ankara lleva a cabo una ofensiva contra una milicia kurda.

"Es un enfoque positivo", declaró Erdogan durante una conferencia de prensa en Estambul, al ser interrogado sobre este anuncio hecho el domingo por el jefe del Pentágono, Mark Esper.

Turquía lanzó la semana pasada una incursión en el noreste de Siria contra la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG), un grupo apoyado por los países occidentales por su papel en la lucha contra los yihadistas del Estado Islámico, pero considerada una organización "terrorista" por Ankara.

Tras el anuncio del domingo del retiro de los militares estadounidenses, las YPG alcanzaron un acuerdo con el régimen sirio que, según las autoridades kurdas, preveía el despliegue del ejército de Damasco en el norte de Siria.

Según el diario Al Watan, cercano al poder sirio, el acuerdo establece "la entrada del ejército sirio en las ciudades de Manbij y de Aín al Arab (nombre árabe de Kobane)", situadas en el norte de Siria y que podrían terminar en la mira de Turquía.

Turquía reclama desde hace varios meses el retiro de las fuerzas kurdas de Manbij, lo que el presidente Erdogan reiteró este lunes.

"Cuando Manbij esté vacío, no somos nosotros, Turquía, quienes iremos allí. Son nuestros hermanos árabes, que son los verdaderos propietarios (...) Nuestro enfoque es garantizar que regresen y garantizar su seguridad ", dijo Erdogan.

"Nuestra decisión fue tomada sobre Manbij, ahora estamos en la fase de su puesta en aplicación", agregó.

El jefe de Estado turco también saludó la "visión positiva" de Rusia, dando a entender que no esperaba que Moscú, aliado del régimen de Damasco, se opusiera a un ataque de las fuerzas turcas en Kobane.

"En lo que concierne a Kobane, en esta etapa, parece que no habrá ningún problema, gracias a la visión positiva de Rusia ", dijo Erdogan.