Última Hora

Un funcionario del servicio de emergencias del hospital Calderón Guardia realizó una huelga de hambre este jueves y viernes en protesta, ya que asegura que tiene meses de que no les pagan o si les pagan es una miseria lo que les llega.

“Protesto porque me rebajan el salario y no me he robado nada”, se lee en el cartel que Adrián Mena Abarca pegó en una de las paredes del servicio de urgencias del centro médico.

Teletica.com investigó más a fondo el tema y habló con algunos empleados que, por motivos de seguridad, pidieron mantenerse en el anonimato, ya que, aseguran, el problema del no pago de salarios es principalmente con el personal interino, y dicen que han recibido ciertas amenazas, de si se quejan simplemente no les renuevan el nombramiento y quedan a la deriva.

“Es que de verdad es terrible lo que está sucediendo y quedamos a la deriva y sin ayuda porque los sindicatos se "bajaron los pantalones" y cedieron. Es demasiado el rebajo que sufrimos estamos jodidos”, expresaron.

Algunos empleados nos mostraron sus colillas de pagos donde se evidencia que hay meses que les llega solo 50.000 colones y a otro le llegó 200.000 colones, pero con los rebajos le quedó en 85.000, rebajos que los cuales indica desconocer de qué son.

Expresaron a este medio que este no es un problema nuevo, sino que ya tiene meses, y que ni siquiera los sindicatos quieren intervenir.

El funcionario Mena desistió de la huelga de hambre luego de compañeros y familiares le hicieran entrar en razón.

Posición de la Caja Costarricense del Seguro Social

Ante la problemática, Teletica.com consultó a la oficina de prensa del Seguro Social, donde indicaron lo siguiente:

“Respecto al caso de Adrian Mena el funcionario se le realizó un rebajo de ley por incapacidad y se reembolsó el subsidio correspondiente mismo que es un proceso de rutina normado por la institución, según los registros de la oficina de recursos humanos”, explicó Taciano Lemos, director del hospital Calderón Guardia.

Cuando hicimos la consulta sobre los demás casos que teníamos en evidencia, nos pidieron nombres y apellidos de los afectados, pero se les explicó que los empleados no nos autorizaron a revelar sus datos.

“Respecto al resto de casos, el hospital no se puede referir sin nombres, ya que debe buscar la información de cada uno de los funcionarios para que sea la información real”, concluyó Lemos.

La Caja asegura que pueden dar las justificaciones de cada empleado que tenga problemas con su pago, pero para poder tener la información exacta requieren los nombres de los afectados.