Última Hora

El padre Lolo llegó hace menos de un año a este cantón Puntarenense y desde su comienzo asombró a los vecinos pues es bastante bueno para tocar guitarra y cantar. 

De joven serenateaba junto con amigos en su pueblo natal Zarcero, pero tras sentir el llamado de Dios a los 27 años decidió trasladar su talento a la iglesia. 

Es muy divertido y amigable, por eso en poco tiempo se ganó el corazón de los garroberos. 

En este enlace conocerá su historia.