Última Hora

La mujer que falleció por un disparo accidental este jueves en las afueras del Juzgado Contravencional de Upala había informado a una vecina que solicitaría en ese despacho judicial la detención del padre de uno de sus hijos por pensión alimentaria.  

Keilin Padilla Flores, de 26 años, perdió la vida minutos después de las 2 p. m. cuando el arma de un agente de seguridad se accionara y la impactara en la espalda.

Teletica.com conversó con una vecina de la víctima, quien detalló parte de las diligencias que tenía programadas Padilla para este jueves.

Según Mayra Urbina Ortiz, ambas se encuentran gestionando un bono de vivienda y debía ir a retirar unos papeles al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

“También me había comentado que tenía que pasar al Juzgado a solicitar la detención del papá de su hijo menor porque no le había cancelado la pensión”, mencionó Urbina.

Según la vecina, Keilin Padilla era ama de casa y madre soltera de dos hijos de 3 y 5 años de edad. También tenía a cargo el cuidado de su mamá.

Vivía específicamente en La Plaza de La Victoria, a unos 40 kilómetros de donde sucedieron los hechos.