Última Hora

El lunes anterior finalizaron los festejos patronales de San Ramón, literalmente "raspando las ollas".

Una actividad que es toda una tradición en el lugar, en la que los asistentes disfrutaron los últimos gallitos que quedaban y las últimas piñas de tamales.

Poco a poco, las ollas iban quedando vacías y decoraban cada uno de los puestos de comida, como anunciando la celebración que estaba a punto de comenzar.

Hasta las mascotas se apuntaron a la fiesta. Aún luego de trabajar largas jornadas durante 11 días, había mucha energía para bailar.

Tanto disfrutan los “moncheños” esta celebración, que hay quienes aseguran que desde ya están contando los días para los festejos patronales del próximo año.