Última Hora

Internacional

Presidente mexicano defiende sus reformas en su primer informe de gobierno

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentó este lunes su primer informe de gobierno e hizo una cerrada defensa de sus reformas estructurales, en especial la educativa...

AFP Agencia Hace 9/2/2013 1:13:00 PM

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentó este lunes su primer informe de gobierno e hizo una cerrada defensa de sus reformas estructurales, en especial la educativa y la energética que son fuertemente contestadas en las calles, y llamó a profundizarlas para reimpulsar el crecimiento económico.

En un contexto de grandes manifestaciones de maestros que han desestabilizado durante dos semanas Ciudad de México, Peña Nieto dio el tradicional discurso desde su residencia oficial de Los Pinos repasando sus primeros nueve meses de gobierno y las iniciativas impulsadas en el marco del Pacto por México, un inédito acuerdo entre los tres principales partidos para impulsar reformas de fondo.

El mandatario felicitó a la Cámara de Diputados por la aprobación el domingo por la noche de la ley del servicio profesional docente, derivada de la reforma educativa aprobada en diciembre pasado que enfrenta el rechazo de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una corriente disidente del Sindicato Nacional.

La ley aprobada el domingo, que aún debe recibir el visto bueno del Senado, era el punto más discutido por los maestros ya que establece que sean evaluados regularmente y que de estos resultados puedan depender los ascensos, incrementos salariales e incluso permanencia en el puesto de trabajo.

"La democracia respeta a las minorías pero en todo momento las minorías deben respetar la democracia y sus instituciones", dijo Peña Nieto, que recordó que la inmensa mayoría de los 1,4 millones de maestros mexicanos están dando clase y no participan en el plantón en Ciudad de México.

Este lunes, Francisco Bravo, dirigente de la CNTE, dijo a la AFP que consideran una "imposición" la ley que contempla evaluarlos y que han convocado para el miércoles una gran jornada de movilizaciones en el país.

Peña Nieto reconoció que buena parte de los miles de maestros inconformes provienen de los estados más pobres en el sur del país, por lo que anunció que presentará un programa especial de apoyo a la enseñanza en esas entidades.

En las últimas semanas también se han convocado en Ciudad de México manifestaciones de la izquierda en contra del proyecto de reforma que Peña Nieto presentó al Congreso, que contempla más apertura a privados del nacionalizado sector petrolero.

El presidente aseguró que es "trascendental" la aprobación de esta reforma y de otra en materia financiera, también presentada al Congreso en el marco del Pacto por México, para acelerar el crecimiento de la decaída economía mexicana y para ello pidió también el apoyo de los ciudadanos mexicanos.

Hay que "apoyar al Congreso para aprobar las reforma energética y hacendaria" a fin de "que haya más crecimiento económico y éste beneficie a las mayorías", dijo el mandatario en su discurso, de aproximadamente una hora.

Sin reformas no habrá crecimiento
El presidente recalcó que México no puede seguir registrando bajos niveles de crecimiento después de que el gobierno recortara en agosto su perspectiva de avance del PIB para 2013 de 3,1% a 1,8%.

"No podemos conformarnos con un crecimiento como el que tuvimos en el primer semestre de este año", de alrededor de 1%, recalcó el mandatario, quien devolvió al anteriormente hegemónico PRI (Partido Revolucionario Institucional) al poder tras 12 años de gobiernos del PAN (Partido Acción Nacional, conservador).

La "importante" desaceleración de la economía requiere de "cambios impostergables" como la aprobación de las reformas, subrayó.

Cero tolerancia a la justicia por propia mano
En cuanto a la situación de seguridad, Peña Nieto dijo que entre diciembre y julio los homicidios vinculados al narcotráfico y al crimen organizado se redujeron 20%, mientras que 65 de los 122 delincuentes más buscados fueron abatidos o detenidos, entre ellos los líderes de los cárteles Los Zetas y Golfo.

La escalada de violencia que vive México por las pugnas entre los cárteles del narcotráfico y por la ofensiva militar lanzada en 2006 por el anterior gobierno de Felipe Calderón (PAN) dejó un saldo de más de 70.000 muertos hasta diciembre de 2012, cuando Peña Nieto tomó el poder.

Sobre el surgimiento en enero pasado de los grupos llamados autodefensas, integrados por personas alzadas en armas para defender a sus comunidades del acoso de los cárteles, Peña Nieto advirtió que no tolerará que se "asuman las funciones de seguridad y justicia que solo competen a las instituciones públicas".

Desde la oposición, Gustavo Madero, presidente del PAN, dijo que el mensaje de Peña Nieto no presenta buenos resultados y criticó el deterioro de la economía, aunque recalcó su intención de seguir impulsando con el mandatario las reformas en el Pacto por México.