Última Hora

Si en su casa hay un adulto mayor que no quiere comer, quizás sea porque la comida no le sabe a nada, debido a la pérdida del paladar.

Esta condición puede hacer que la persona no detecte una comida en mal estado o que más bien tenga que salarla más de la cuenta, porque no percibe su sabor. 

La geriatra, Mariano Blanco, está con nosotros para explicarnos cómo puede tratarse este deterioro en el paladar de una persona mayor.