Última Hora

La producción agrícola y las energías renovables se combinan en un proyecto pionero de la Universidad de Costa Rica y el sector cafetalero.

Con esta iniciativa, la cooperativa de café Coopetarrazú y la Unión de Cafetaleros de San Isidro de León Cortes, generan electricidad para su propio consumo.

La tecnología que se implementó, incluye 60 paneles solares para la generación de electricidad en esta cooperativa.

El sistema fotovoltaico es de 15 kilovatios, lo que equivale, por mes, al consumo eléctrico de 50 casas de la zona.

La cosecha del grano de oro coincide con la estación seca, cuando la producción de energía hidroeléctrica baja y se debe acudir a los combustibles fósiles, lo que implica contaminación por dióxido de carbono.

Por esto, cafetaleros de León Cortés incursionan con una torre para producir electricidad a partir del viento.

Las distribuidoras de electricidad podrían percibir estas iniciativas como una amenaza, pero Coopesantos dio el paso y es partícipe de este proceso.

La iniciativa de la UCR también incluye un prototipo para secar café con aire caliente, a partir de energía solar.

Estas herramientas serán evaluadas hasta el 2014 para transferirlas a otros sectores.

La iniciativa busca reducir la contaminación y el calentamiento global en la actividad agrícola, sin afectar su rentabilidad.

El uso de estas tecnologías conlleva aspectos legales. El proyecto propondrá modificaciones a algunos instrumentos para superar las barreras de este tipo.