Última Hora

El edificio central del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), fue construido hace exactamente 100 años.

En muchas ocasiones, como ahora, se le han introducido arreglos y modificaciones, pero en esencia es el mismo inmueble, solo que hace un siglo era destinado a bodegas y talleres y hoy son oficinas. Crecieron las necesidades, pero el edificio en esencia no cambió.

En su interior, cantidades cada vez mayores de técnicos, ingenieros y oficinistas trabajan hacinados, sin luz natural adecuada y sin aire necesario, como no sea una batería de ventiladores.

Mucho de este edificio fue construido con hierro colado y con cemento, pero lo que se hizo con madera está prácticamente por completo colapsado por la polilla.

Ahora se le está aplicando una restauración de gran envergadura, que le cuesta a la institución unos 900 millones de colones.

El MOPT tiene otras dependencias en otro edificio viejo, donde por años funcionó el departamento de licencias. Hoy alberga de manera provisional a la Policía de Tránsito y otras dependencias, como Salud Ocupacional y el Laboratorio de Materiales.

Todas estas oficinas serán trasladadas a la sede del Tránsito, situada a dos cuadras de distancia, cuando esta termine de construirse.

¿Qué hará el MOPT con este vetusto inmueble?, eso es algo que no se sabe todavía. Será como muchos, un bien del Estado que podría dar mucho provecho pero que aguarda en silencio el paso del tiempo.

Un millón 500 mil dólares se gasta este Ministerio en alquileres. Eso son más de 600 millones de colones anuales.

Pero este Ministerio tiene también un grupo de edificios propios, donde funcionan las oficinas centrales, talleres, la sede del Tránsito y un edificio más que utilizan la Policía de Tránsito y otras dependencias. Son cinco cuadras con excelente ubicación, un tesoro donde el Estado podría construir modernos edificios.

De ellos, una cuadra entera es propiedad del Liceo de Costa Rica, y deberá devolverlo en octubre del año entrante. Como contrapartida, el MOPT deberá gastar 8.000 de colones millones para trasladar esas oficinas.

Pero la historia no termina allí.

En la sede del Tránsito, uno de los cinco del complejo, el Ministerio ha construido un edificio nuevo pero de solo dos plantas, un desperdicio si se piensa en las necesidades de todo el Gobierno.

La situación en las direcciones regionales del MOPT es mucho peor. Por ejemplo la de Pérez Zeledón. Es como si por ahí hubiera pasado la guerra. El comején y el herrumbre han hecho de este viejo edificio su casa.

Y lo que es peor, la tubería de hierro, a veces enterrada dos metros de profundidad, ocasiona fugas constantes.

El MOPT tiene proyectado un edificio de seis niveles y una azotea con helipuerto. Este inmueble ocuparía solo media cuadra de las cinco mencionadas.

En varias oportunidades se han presentado alternativas de financiamiento, la última con la compañía OAS, la misma que iba a construir la carretera a San Ramón. Sin embargo, hasta el momento eso no quedó en nada.