Última Hora

Luego de que presidencia asegurara que no es competencia de Laura Chinchilla atender los pedidos de los vendedores de autos usados, ellos anunciaron que este miércoles volverán a salir a las calles.

Desde las ocho de la mañana de este martes el grupo de importadores de vehículos usados tomó la Autopista Bernardo Soto a la altura del cruce de Grecia.

Allí bloquearon el paso vehicular en ambos sentidos provocando un fuerte congestionamiento, principalmente de camiones de carga.

Ellos protestan por lo que consideran una burla del gobierno en cuanto a la rebaja en la carga de impuestos que tienen los vehículos importados.

A criterio de los importadores la alta carga de impuestos que tienen que pagar, los tiene en crisis.