Última Hora

El domingo pasado, tres empresarios costarricenses fueron secuestrados por varios sujetos en Colón, Panamá.

Los captores solicitaron un pago de 50 mil dólares en efectivo, pero al no tener el dinero con ellos, los secuestradores decidieron dejar a dos de los empresarios libres y quedarse con uno de ellos, de apellidos Arredondo Salas, para que los liberados consiguieran el dinero.

Es así como se comunican a Costa Rica y piden el dinero a un cuarto empresario. De igual manera los secuestradores se comunican con un grupo delictivo en nuestro país para que se realice el cobro.

El pago de los 50 mil dólares en efectivo se realizó en Cuatro Reinas de Tibás, el lunes a la 1:30 de la tarde. Un hombre a pie recibió en el sobre de manila con el dinero, tomó el taxi y se fue.

Dos horas después, las autoridades reciben la llamada del Arredondo, diciendo que ya estaba en libertad.

Es así como detienen el Mitsubishi Montero, en el que viajaban cuatro personas; tres hombres de apellidos Leiva Escalante, Montero Naranjo, Jiménez Madrigal, y una mujer de apellido Avendaño Soto.

Y en Bajo Piuses de Alajuela, se allana la vivienda donde se detiene una mujer de apellido Miranda Sandoval. A todos se les encuentran parte de los dólares marcados por el OIJ y el Ministerio Público. En la vivienda, además, encuentran droga.

Los detenidos tienen un amplio historial delictivo. Leiva Escalante ha sido investigado por asalto, robo agravado, homicidio y hurto.

Montero Naranjo por robo agravado y agresión con arma. Mientras que Jiménez Madrigal por estafa.

Las autoridades panameñas no tienen ninguna persona ligada con este hecho, pero a pesar de eso sí hay una comunicación constante con nuestras autoridades, por los resultados de la investigación que los liga con los panameños.