Última Hora

La rutina de doña Ziannie es más que complicada, inicia desde tempranas horas de la mañana, principalmente, por la atención que requiere su hijo, quien tiene una parálisis cerebral.

A parte de Erik, tiene otros tres hijos, es costurera y trabaja como cobradora para una empresa, por lo que las 24 horas del día no le alcanzan.

Pero lo que ella llama un ángel, la ha acompañado desde hace 14 años, en la dura labor de su día.

La vecina que le ayuda con su rutina es doña Marielos, una sobreviviente de cáncer que se ha entregado a Ziannie y su familia sin nada a cambio.

Con más de 14 años de relación y la ayuda mutua, los lazos entre ambas son cada vez más fuertes.