Última Hora

Internacional

Gobierno colombiano acepta dialogar con campesinos para desactivar protesta

Por su parte, la Policía reportó un agente asesinado con arma de fuego y 160 lesionados.

AFP Agencia Hace 8/26/2013 9:05:00 PM

BOGOTÁ, 27 agosto 2013 (AFP) - El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció este lunes el comienzo de un diálogo para desactivar las protestas campesinas iniciadas hace una semana, mientras continuaban las manifestaciones en las carreteras y un líder fue detenido por presuntos vínculos con la guerrilla de las FARC.

Santos anunció los diálogos arrancarán a las 13H00 locales del martes (18H00 GMT), tras reunirse con líderes de la protesta en la ciudad de Tunja, capital del departamento de Boyacá, donde se presenta una de las situaciones más complejas por el bloqueo de vías y choques entre campesinos y policías.

"He dado las instrucciones para que se acepte la propuesta de los campesinos de (el departamento de) Boyacá para que se reúna en una mesa representantes de Boyacá, Cundinamarca y Nariño con los ministros respectivos", dijo Santos.

Boyacá y el departamento de Meta (centro-este), donde también hay cortes de rutas, constituyen la despensa de Bogotá, de 7,3 millones de habitantes y donde algunos productos escasean o han subido hasta un 200% de precio.

"Estamos decididos a afrontar esos problemas y a trabajar de la mano para ver cómo vamos saliendo de esos problemas para que los campesinos tengan también un ingreso digno y puedan mantenerse en el campo y ver el futuro con más esperanza", agregó Santos en una declaración pública.

Pese al anuncio de Santos, en algunas ciudades del país se realizaron en la noche del lunes "cacerolazos" en apoyo a la protesta campesina, reportaron medios de prensa.

En Bogotá unas 8.000 personas, según estimativos de prensa, hicieron sonar las cacerolas en la central Plaza de Bolívar, frente a la sede del Congreso y a pocos metros de la sede presidencial.

Por otra parte, también este lunes la Fiscalía informó de la detención de uno de los dirigentes de las protestas, Húbert Ballesteros, vicepresidente de la Federación Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro), por supuestos vínculos con las FARC.

Ballesteros fue detenido el domingo en Bogotá y, según la Fiscalía, su captura, por supuestamente buscar financiamiento en el exterior para las FARC, no tiene relación con las manifestaciones campesinas.

Pero Eberto Díaz, dirigente sindical campesino y vocero de la Mesa de Interlocución Agraria (MIA), que organiza la protesta, aseveró que para realizar esa captura "han desempolvado un archivo después de cuatro años en medio de una protesta social para intentar deslegitimarla".

Las FARC, a las que el gobierno ha señalado de infiltrar las manifestaciones, han expresado su apoyo a las protestas campesinas.

El ministro de Agricultura, Francisco Estupiñán, ya se había reunido el fin de semana con los líderes de la protesta en Boyacá sin lograr un acuerdo, aunque una fuente del ministerio dijo a la AFP que "se avanzó mucho".

Los labriegos reclaman ayudas económicas aduciendo que los precios de venta no compensan los altos costos de producción, por lo que además piden revisar tratados de libre comercio firmados en años recientes, que, sostienen, agravarán la crisis.

Denuncian abusos de la Policía

Asimismo, Díaz dijo que en los enfrentamientos han resultado heridos 200 manifestantes, mientras que otros 250 fueron apresados. Las protestas en las que intervienen unos 200.000 agricultores continúan en 11 de 32 departamentos, agregó.

Diputados departamentales de Boyacá acudieron este lunes ante la oficina en Colombia de la Alta Comisionada de la ONU para los derechos humanos a denunciar abusos por parte de la policía antidisturbios y la muerte de tres personas en medio de los bloqueos de vías.

"Solicitamos que garanticen los derechos de la población frente al abuso del Esmad (escuadrón antimotines)", afirmó Osman Roa, presidente de la Asamblea legislativa de Boyacá.

Por su parte, la Policía reportó un agente asesinado con arma de fuego y 160 lesionados.

Mientras, el domingo unos 15 indígenas y campesinos resultaron heridos al caer en un campo minado cuando se dirigían a una concentración en el departamento de Cauca (suroeste).

La Oficina de la ONU llamó a la "calma y al diálogo", y manifestó "preocupación" por las muertes, mientras que el defensor del pueblo, Jorge Otálora, refirió "abusos" de la Policía y los agricultores que denunciará ante la Fiscalía.

Videos que muestran presuntas agresiones de la Policía contra manifestantes circulan en redes sociales, por lo que el director de la institución, Rodolfo Palomino, ordenó una investigación.

Santos prometió este lunes investigar las denuncias de los abusos policiales, pero también "exigió" respeto a los derechos de los uniformados.

Piden reforma agraria

Uno de los municipios donde persisten las protestas es Barbosa, en el departamento de Antioquia (noroeste), donde unos 2.000 campesinos, indígenas y mineros tomaron un coliseo y montaron un campamento.

"Estamos en este campamento de refugio humanitario para evitar que la fuerza pública o grupos ilegales nos infiltren", declaró a la AFP Melkin Castillo, vocero de la MIA, quien denunció un ataque de la Policía cuando los labriegos se dirigían a Barbosa, con saldo de cinco heridos.

"Pedimos una reforma agraria, creación de zonas de reserva campesina (una figura legal para proteger a los pequeños productores), un código de minas alternativo (para los mineros informales) y la expulsión de las multinacionales", expresó Castillo.

Las protestas son apoyadas por un sector de los transportistas de carga, que pide una rebaja de los precios de los combustibles y asegura tener parados 200.000 vehículos