Última Hora

Internacional

Maduro emplaza a Obama a aclarar vínculo con plan de asesinato

Esta es la segunda captura de presuntos sicarios que buscan atentaron contra el mandatario venezolano.

AFP Agencia Hace 8/26/2013 8:13:00 PM

CARACAS, 27 agosto 2013 (AFP) - Venezuela capturó a dos sicarios colombianos implicados en un supuesto plan de asesinato contra el presidente Nicolas Maduro, quien exigió al mandatario estadounidense Barack Obama aclarar si ordenó o conocía esta "conspiración" que atribuye a opositores venezolanos con nexos en Miami y Bogotá.

"¿Es tan débil el presidente Obama que toman decisiones por él en Estados Unidos de matar a un jefe de Estado de América Latina sin que él lo sepa o es que es tan débil que si sabe que hay instancias del poder de Estados Unidos que han decidido asesinarme y él no lo puede detener, o es que él decidió eliminarme fisicamente?", cuestionó Maduro este lunes en declaraciones a la prensa.

El ministro de Interior, Miguel Rodríguez, anunció la captura de los colombianos Víctor Johan Guache Mosquera y Erick Leonardo Huertas Ríos, señalados de pertencer "al grupo de 10 hombres que venían a cumplir con el magnicidio" del presidente Maduro y que sería orquestado por la oposición venezolana en complicidad con grupos de extrema derecha de Estados Unidos y Colombia.

"¿Presidente Obama es que usted no sabe que en Estados Unidos se conspira desde el grupo de Posada Carriles (...) para cometer actos terroristas y un magnidicido en Venezuela o es que el presidente Obama no lo sabe", cuestionó Maduro, en declaraciones a la prensa.

El presidente venezolano dijo que cuenta con "pruebas" de que la "conspiración que viene desde el grupo y clan terrorista de (anticastrista cubano Luis) Posada Carriles", acusado por Venezuela y Cuba del atentado con bomba -que dejó 73 muertos en 1976- contra un avión de Cubana de Aviación que despegó de Caracas.

Maduro añadió que en esta "conspiración de la extrema derecha internacional" también estarían involucrados grupos políticos afines al fallecido dictador chileno Augusto Pinochet, además del expresidente colombiano Alvaro Uribe, quien este lunes rechazó las acusaciones.

En declaraciones a la televisora colombiana NTN24, Uribe dijo que prefería "hablar de temas importantes y no de infamias de la dictadura" y sentenció que "el castro-chavismo toda la vida ha apelado a la infamia".

El líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles, quien perdió las elecciones de abril por 1,49 puntos porcentuales ante Maduro pero que desconoce el resultado, desestimó la denuncia. "Ante su incapacidad para gobernar buscan distraer al país hablando de magnicidio", dijo.

Otro país involucrado en esta presunta conspiración, que es denunciada desde mayo pasado, sería Costa Rica, donde, a decir de Maduro, estuvo "el epicentro de la reunión" de quienes pretendían atentar en su contra.

La detención de los dos colombianos se efectuó con el apoyo del servicio de inteligencia de Colombia, cuya cooperación agradeció el presidente Maduro a través de su cuenta en Twitter.

Esta es la segunda captura de presuntos sicarios que buscan atentaron contra el mandatario venezolano luego de que en junio pasado el gobierno consiguiera apresar a dos grupos de presuntos paramilitares colombianos.

El gobierno ha advertido en diversas ocasiones sobre supuestos planes de asesinato contra Maduro, tal como lo hacía frecuentemente el fallecido mandatario Hugo Chávez.

El exvicepresidente y ministro de la Defensa de Chávez, José Vicente Rangel, aseguró en junio que la oposición estaría comprando 18 aviones en Estados Unidos para una "conspiración" contra el gobierno de Maduro.