Última Hora

El gol anulado este domingo a la Liga Deportiva Alajuelense, trae a la memoria otras jugadas curiosas en los campeonatos nacionales.

En el clásico nacional del 15 se setiembre del 2002, donde el manudo Steven Bryce le anota a Erick Lonnis, sin embargo, posteriormente el árbitro Edgar Durán, anularía el tanto por una supuesta falta. El juego terminó con victoria rojinegra de 0-1.

En febrero de 2003, en otro clásico, Walter Quesada pita una mano de Jervis Drummond, sin embargo el silvatero se acercó al línea y le dijo que se había decretado una falta antes del penal, por lo que quedo invalidado.

En un partido entre Puntarenas y Alajuelense, se dio una falta sobre Erick Scott, primero hace el gesto al deportista de que se levante, pero luego de más de un minuto después, decretó penal luego de una conversación con su asistente.