Última Hora

En julio anterior, el volcán Turrialba registró entre 20 y 30 movimientos sísmicos por hora. Esto despertó la alerta y la mayor vigilancia en el coloso por parte de las autoridades.

Sin embargo, esta cantidad ha disminuido y actualmente el volcán sigue en movimiento pero de forma normal.

Los sismos registrados fueron de pequeñas magnitudes, menores a los dos grados, por eso la población no logró percibirlos.

Los expertos aseguran que aunque no se sientan, es importante mantener la vigilancia. Actualmente la zona es monitoreada para estar al tanto de lo que ocurra.

La Red Sismológica Nacional también realiza la vigilancia en el volcán Poás, porque es otro de los colosos que en los últimos días ha estado en movimiento.