Última Hora

Las cámaras de seguridad de una vivienda, captaron el momento en que dos perros murieron tras consumir un alimento que estaba envenenado, el pasado miércoles 21 de agosto a las 8 de la mañana.

La muerte de Simón y Teo, causó indignación entre los vecinos de Pinares de Curridabat, que se unieron al dolor de una familia que perdió a sus mejores amigos.

Actualmente, la legislación del país no tipifica estas acciones como delitos penales, por lo que los responsables quedan impunes.

Con carteles, los vecinos recorrieron las principales calles del barrio junto a sus mascotas, pidiendo que se apruebe una ley que castigue el maltrato animal.

La iniciativa establece penas de cárcel para quienes agredan o causen algún daño a los animales.

Este proyecto de ley y uno similar se encuentran en la Comisión de Ambiente del Congreso desde hace varios meses. Pero prácticamente están estancados.