Última Hora

Por un supuesto error de un juez, tres hermanos condenados a 30 años de cárcel por homicidio se encuentran hoy en libertad.

Doña Mireya es la madre de Stephen Jimenez Cano, un joven de 25 años que en febrero del 2009, murió en la sala de cirugía del Hospital Tony Facio tras recibir un disparo en un testículo y una vapuleada en un bar en Limón.

En aquella ocasión y tras una investigación del OIJ, se dio con la detención de tres hombres de apellidos Muñoz Ewers, hermanos que vivían en Alajuela y que estaban de paseo en esos días por la zona.

Los hombres fueron enviados a la cárcel con una prisión preventiva y el 26 de febrero del 2013, el Tribunal Penal de Limón les dictó 30 años de cárcel a cada uno de ellos por el delito de homicidio calificado.

Pero ahora una madre sufre, porque recién se enteró de que los hombres que los jueces habían enviado a la cárcel por la muerte de su hijo están en libertad.

Según consta en la resolución 2013-1621 del Tribunal de Apelación de Sentencia Penal, del cual Telenoticias tiene copia.

El juez Rafael Ángel Sanabria Rojas, declaró con lugar el recurso de apelación de sentencia que presentó el abogado defensor de los hermanos Muñoz Ewers.

De ésta forma se anuló la sentencia y se les ordenó la liberación inmediata de los tres hombres, hasta que se fije fecha para un nuevo juicio.

Según documentos, el abogado defensor en audiencia oral dijo que el fallo debía declararse como nulo entre otras cosas, por el comportamiento de uno de los jueces.

Ahora la madre de Jiménez Cano, teme por su vida, y por la de los dos hijos que aún mantiene con vida, mientras dos de los hombres que fueron condenados por este delito caminan libremente por las calles, el tercero esta actualmente en prisión descontando una pena por otra causa.