Última Hora

Según las autoridades, nuestro país enfrenta una temporada crítica de incendios forestales y en especial en las áreas silvestres protegidas.

Estas han sido las más afectadas por el impacto de los incendios.

El Sinac-Minae registra para los primeros tres meses de este año un total de 1.505 hectáreas afectadas en 41 incendios forestales que tras una ardua labor se han logrado controlar.

Las autoridades también han atendido un total de 67 incendios forestales en propiedades privadas colindantes a las áreas protegidas, territorios indígenas y otras propiedades del patrimonio natural del estado; sumando 108 incidentes atendidos, lo cual se convierte en la mayor cantidad atendida desde el año 2007.

Uno de los sectores afectados ha sido el humedal nacional Térraba Sierpe (Osa, Puntarenas) un total de 470 hectáreas, en dos incendios.

Otro de los sectores dañado por fuego es el refugio nacional de vida silvestre Junquillal (La Cruz, Guanacaste) con un total de 340 hectáreas, en un solo incendio.

A estos casos se suma la zona protectora Península de Nicoya (distritos de Paquera y Lepanto de Puntarenas) con un total de 190 hectáreas, en dos incendios.

También el parque nacional Barra Honda (Nicoya, Guanacaste) con un total de 190 hectáreas, en siete incendios. 

Las autoridades aseguran que es preocupante que a la fecha ya se haya superado todo lo registrado durante la temporada 2018 y donde se debe tomar en cuenta que aún faltan dos meses de alta incidencia.