Última Hora

En estas fiestas patronales, hay platillos que no pueden faltar. El lomo relleno por ejemplo es uno de los manjares más perseguidos por los ramonenses pero lo más impresionante además del sabor, son las cantidades de este y otros alimentos que se consumen durante las fiestas patronales.

La manera de organizarse también es cuantiosa. Voluntarios de las 42 comunidades del pueblo, se turnan para cocinar y picar todo lo que se necesita, pero para estar a tiempo, la refrigeración es fundamental.

Conseguir esta enorme cantidad de alimentos es fácil gracias a la solidaridad, pues todo lo que consumirán en estos días, es donado.

La alegría apenas comienza, aproveche la tradición y el sabor de estas fiestas patronales.