Última Hora

Cultura

Obras maestras lusas recorren Lisboa en una buseta políglota

Bajo el nombre "Tell a Story" (Cuenta una historia), su finalidad es divulgar la rica literatura lusa a quienes no saben portugués.

Agencia EFE Hace 8/22/2013 6:14:00 PM

Lisboa, 22 ago (EFE).- Algunos de los libros más importantes de la literatura lusa se acercan a los turistas extranjeros traducidos a sus lenguas desde una antigua furgoneta que recorre los puntos más destacados de la escarpada geografía de Lisboa.

Bajo el nombre "Tell a Story" (Cuenta una historia), la iniciativa, cuya finalidad es divulgar la rica literatura lusa a quienes no saben portugués, nació de casualidad por un regalo frustrado.

"Quise regalarle a un amigo chileno 'Los Mayas' de Eça de Queiroz en español y no lo encontré en Lisboa", explicó a EFE Domingos Cruz, uno de los tres socios de la idea, inspirada en un viaje a China en el que observó cómo en las calles también se vendían libros del país traducidos al inglés.

Un año después y a bordo de una Renault Estafette de 1975, Cruz y sus compañeros empezaron con una selección de diez escritores de país, desde el decimonónico Eça de Queiroz y el modernista Fernando Pessoa hasta al joven José Luis Peixoto, pasando por el Premio Nobel de Literatura José Saramago.

Sin embargo, tan solo un mes y medio después, los responsables de "Tell a Story" ya han evolucionado el modelo de negocio inicial modificado por sus experiencias diarias.

"El público que más nos compra es el francés, así que hemos aumentado el número de libros en ese idioma", ejemplifica Cruz que también ha ampliado los idiomas disponibles de "El libro del desasosiego" de Pessoa, el título más exitoso hasta el momento.

También desde la práctica aprenden los mejores lugares para estacionar su furgoneta traída desde Francia.

Así, puntos que en un primer momentos pensaban ideales como el Monasterio de los Jerónimos son ahora sustituidos por otros como el jardín del Principe Real porque "el turista que se para y habla no es el que hace excursiones, sino el que viene a pasear".

Con aquellos que se acercan a su peculiar librería móvil quieren realizar "una actividad que no se agota con la compra", pues -aseguran- pasan al menos diez minutos intercambiando historias con cada uno de los compradores, de hasta de 32 nacionalidades por el momento.