Última Hora

Mientras los bañistas tomaban el sol vieron como un un enorme navío de la marina rusa invadió, el pasado 16 de agosto, una playa del mar Báltico.

Según las autoridades la embarcación se encontraba realizando ejercicios de entrenamiento cuando atracó en la arena trastocando la tranquilidad de quienes allí se encontraban. Por suerte el incidente no causó ningún herido.

El Gobierno indicó que las maniobras del navío no eran nada fuera de lo común pero que la playa, que es terreno de prácticas del Ejército ruso, debía haber estado cerrada al público.

En un comunicado el Ministerio de Defensa afirmó a la prensa local que se desconocen las razones por las que había gente esa playa.

La embarcación es un aerodeslizador de la clase Zubr, un vehículo de fabricación rusa que desplaza sus 550 toneladas de peso propulsado por un motor sobre un colchón de aire. Esto le permite transportar hasta 500 soldados además de material militar.