Última Hora

Greivin Ureña era un niño, que pasaba horas en un mundo mágico de papel. Le hipnotizaba saber que con simples dobleces en el papel, podía dar vida a las más maravillosas criaturas. La pasión por el arte creció… y esas horas formando figuras fueron dándole forma también a su arte.

Con su exposición instrucciones para plegar un sueño, Greivin hace un recorrido por lo que significó el Origami en esos días de infancia, donde era tan sencillo soñar.

La mezcla entre la simpleza del arte del papel, con la pintura, la escultura y el grabado, dio resultados increíbles.

La exposición estará hasta el próximo 9 de setiembre en la Galería Nacional. Más de mil grullas le darán la bienvenida, y a partir de ahí usted se sumergen en ese mundo mágico.

Greivin quiere que el público tenga la oportunidad de descubrir esa capacidad terapéutica del Origami.

Esas mil grullas viajaran hasta Hiroshima, como parte de la conmemoración de la bomba lanzada en esa ciudad durante la segunda guerra mundial.

Antes de que emprendan el vuelo, déjese usted también hipnotizar por la propuesta de Greivin.