Última Hora

Él sabe la medida exacta y cuáles son los materiales necesarios para crear el mejor abono. Con ese abono, puede cosechar diferentes alimentos de una forma orgánica, darles todos esos minerales que el organismo tanto necesita.

Ese conocimiento lo quiere compartir. Mario añora esa práctica que tenían los abuelos de cosechar en su propio jardín alimentos. Los jardines comestibles puede ser la solución en los hogares costarricenses para consumir más vegetales, y a la vez son una forma de terapia, de eliminar estrés.

Sus talleres rescatan prácticas de antaño, pero adaptadas a los tiempos modernos. La falta de espacio no es un impedimento.

De momento tiene un taller el próximo 31 de agosto en San Rafael de Heredia. Pero lo que él quiere es que grupos de diferentes partes del país le llamen para organizar los talleres. Su sueño es ver un jardín comestible en cada hogar.

Si desea obtener mayor información sobre estos talleres puede 8359 8282.