Última Hora

La Cámara de Industrias de nuestro país ha pegado el grito al cielo por el alto costo de la electricidad y manifiesta que el costo de la energía es el primer factor externo que golpea la competitividad.

Mientras tanto el Proyecto Diquís se encuentra varado.

Este proyecto, por la cantidad de energía que generará, 630 megavatios a bajo costo, podría producir un alivio significativo en las tarifas eléctricas.

En el ICE están conscientes de esta situación y saben que la energía hidroeléctrica y el Diquís son muy rentables par a el país. Consideran que el Diquís solucionaría casi del todo el problema energético en el país.

Además el megaproyecto es fundamental para cumplir con la meta de cero generación térmica en el 2021.

Pero no obstante, en esta obra trascendental, parece que la solución a los obstáculos camina a paso lento.

Los indígenas, o algunos de ellos consideran que los temas que se discuten no se concretan, ni se ponen plazos para resolverlos. Consideran que no son ellos los que llevan el ritmo del proyecto.

En el ICE manifiestan que ellos no son los encargados de la consulta a los pueblos de la zona, que esta es obligación gubernamental.

Así en medio de dificultades el proyecto se mantiene detenido.