Última Hora

El Ministerio de Educación Pública (MEP) inaugurará durante el primer semestre de 2019 tres instituciones que tienen como elemento en común su diseño constructivo vertical.

Se trata del Liceo Occidental y el Liceo Académico Llano Los Ángeles en Cartago, así como la escuela de San Isidro de León Cortés, en San José, las cuales ultiman detalles para abrir las puertas a la comunidad estudiantil en las próximas semanas.

La importancia del diseño urbano y sobre todo el aprovechamiento del espacio se ha convertido en prioridad durante los últimos años a nivel residencial, sin embargo, este modelo empieza a ganar terreno en otras áreas como la educativa.

“Estamos pensando en hacer infraestructura vertical por las condiciones del terreno, la cantidad de estudiantes que tenemos o capacidad locativa dentro de una infraestructura propia. La idea es crear un mejor ambiente espacial”, señaló Geovanny Rodríguez, Director de la Unidad Supervisora del Fideicomiso Ley N° 9124 del MEP.

La situación urbanística no es el único detonante a la hora de construir hacia arriba, sino también las condiciones topográficas de la zona, por lo que cada proyecto se analiza de forma individual.

“A veces no es posible construir en un terreno con una inclinación muy pronunciada, entonces se construye en un solo núcleo y para aprovechar espacios lúdicos como gimnasios en la parte superior”, agregó Rodríguez.

En el caso del Liceo Occidental en la provincia brumosa, se construyó en un lote relativamente pequeño donde se encontraba el antiguo Plantel Municipal.

“Cuando se concentra un área urbanística ya los espacios no son tan grandes, entonces sí hay que pensar para arriba.

“En un edificio elevado se puede observar muchas barandas, las personas tienen que sentirse seguras e incluso está adaptado para la gente con discapacidad, se aprovecharon muy bien los espacios”, destacó Marcela Watson, ingeniera del proyecto.

Doce años después de lidiar con el alquiler de instalaciones incómodas en el corazón de Cartago, los alumnos por fin tendrán un edificio propio que cuenta con las condiciones ideales para el estudio.

En la Junta Directiva de la institución se sienten satisfechos con el resultado de la obra y sueñan con el día en que suene la campana por primera vez.

“Hemos tenido que alquilar en dos lados. Ahora la expectativa de la Junta Directiva es maravillosa para la población cartaginesa, es un logro. Nos gusta mucho la infraestructura, porque vamos a estar pendiente de los muchachos”, dijo la presidenta Flor Venegas.

La institución reúne en un edificio de tres pisos: oficinas administrativas, comedor, sala de profesores, biblioteca, cinco baterías sanitarias, 20 aulas, rampas, ascensores y espacios de parqueo, todo con los requerimientos de la ley. 

Además, tiene una cancha techada con graderías que incluso puede ser utilizada para actividades de la comunidad en general. 

El Colegio San Nicolás Torentino, también en Cartago, fue la primera institución en la que se consideró una infraestructura vertical debido a las pequeñas dimensiones del terreno. 

Por otra parte, el MEP espera inaugurar en el primer semestre del 2020 el Liceo de Cascajal en Coronado. 

Algo más ambicioso se planea para el proyecto de la escuela Limoncito que ya se encuentra en la elaboración de los planos constructivos y sería el primero de cinco plantas.

Observe todos los detalles en el video que aparece adjunto a estas líneas.