Última Hora

Históricamente, la última semana de agosto y las primeras de septiembre se caracterizan por un repunte en los casos de dengue.

Ese período está marcado por las lluvias más intensas de la época, lo que favorece la formación de criaderos y la reproducción del mosquito aedes aegypti.

La enfermedad se comporta de forma cíclica y tiene picos cada tres o cuatro años. Hasta ahora, el peor año ha sido el 2005, cuando se registraron 37.798 casos.

Pero las cifras varían.

En el 2010 fueron 31.484 casos. Luego la cifra bajó a 13.838, subió nuevamente a 22.243 y este año que aún no termina ya registra 26.704.

A esta fecha el año anterior únicamente eran 6.820 enfermos por dengue, cifra que se disparó de forma extraordinaria, curva que ha ido desacelerándose pero que podría volver a subir en las próximas semanas.

Lo que sí reconocen las autoridades es una atención adecuada de los casos para evitar muertes.

Del 2010 a la fecha la cifra se mantiene baja, este 2013 únicamente hay 5 fallecimientos en investigación.

Actualmente se está ejecutando un plan de contingencia que consiste en atacar al mosquito por todos los frentes posibles y desde este lunes el Ministerio de Educación se unió a la lucha contra el dengue para educar a los menores y que lleven el ejemplo a sus hogares. Acciones que pretenden ser el tiro de gracia al mosquito del dengue, sobre todo en tiempos críticos por las lluvias.

Autoridades de salud del continente insisten en que las cifras en Costa Rica y en América podrían ser históricas. Pero que la solución al problema está, en mayor medida, en manos de la población para evitar así una emergencia sanitaria de grandes proporciones.