Última Hora

Tras conocerse la tragedia por la muerte de una pequeña de 11 meses atacada por un perro, el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), intervino en la casa en donde vivía la menor.

Una denuncia anónima alertó a los funcionarios de que en la vivienda había una importante cantidad de animales, aparentemente, en condiciones inadecuadas.

Según Fuerza Pública, tras la revisión al inmueble, los personeros encontraron una lora y siete perros, incluido Macho, el can que atacó a la menor.

La Asociación Canófila Costarricense se pronunció a raíz de este caso, pues aseguran que en otras ocasiones han alertado el peligro que implica para las familias, tener perros de este tipo en sus casas.

Durante la tarde de este lunes los funcionarios de Senasa y Fuerza Pública se mantuvieron en Cinco Esquinas de Tibás para la revisión de la casa y el decomiso de los perros y la lora.

Tras la diligencia, los ejemplares fueron remitidos a un refugio en donde harán análisis a cada uno para determinar si deben o no, ser sacrificados.