Última Hora

El Chelsea derribó en semifinales de la Copa de la Liga al Tottenham, este jueves en la tanda de penales (4-2), después de haber ganado 2-1 el choque de vuelta para poner un global de 2-2, tras la victoria 1 a 0 de los 'Spurs' en la ida.

Sin mayor valor de los tantos fuera de casa ni prórroga, el pulso se decidió directamente desde los once pasos, donde los fallos de Eric Dier y del brasileño Lucas Moura fueron letales. El también brasileño David Luiz convirtió el lanzamiento que llevó al Chelsea a la final del torneo.

"La reacción de esta noche ha sido realmente muy buena, necesitamos que la motivación continúe", declaró el entrenador del Chelsea, Maurizio Sarri, que había reprochado a algunos miembros de su equipo una cierta apatía en la derrota 2-0 ante el Arsenal el fin de semana.

"Con este resultado, podemos recuperar el entusiasmo", celebró el técnico italiano.

En la final de Wembley, el Chelsea se enfrentará el 24 de febrero al Manchester City, que el miércoles había cumplido derrotando 1 a 0 al Burton Albion (3ª división) con gol de Sergio Agüero, como visitante, después de haber dejado todo visto para sentencia con el triunfo de los 'Citizens' por 9-0 en la ida en el Etihad Stadium.

Más igualado estaba el cruce entre los vecinos Chelsea y Tottenham, después de que los segundos hubieran vencido 1 a 0 en el primer asalto a principios de este mes.

En la primera parte de este choque de vuelta en Stamford Bridge, el Chelsea abrió el marcador casi cuando se cumplía la primera media hora, en el 27, cuando en un saque de esquina lanzado por Eden Hazard la defensa del Tottenham despejó, pero el balón fue para el francés N'Golo Kanté, que desde fuera del área envió un fuerte disparo que terminó en las redes del argentino Paulo Gazzaniga.

El segundo de los 'Blues' no tardó en llegar: en el 38, un pase en el área del español César Azpilicueta fue aprovechado por el belga Hazard para meter la pierna, en las cercanías del punto de penal, y poner el segundo en el marcador.

Pochettino, sin títulos.

El Tottenham se reenganchó al partido en el inicio de la segunda parte (50), cuando Danny Rose envió un pase que el español Fernando Llorente, casi con una pirueta para poder rematar, convirtió en el primero de los visitantes.

El Chelsea reaccionó con rabia y tuvo buenas oportunidades, pero Pedro Rodríguez (65) primero y Hazard (73) no tuvieron fortuna ante el arco rival.

El acoso del equipo de Maurizio Sarri duró hasta el final de los noventa minutos reglamentarios: en el descuento final, la defensa repelió un intento del brasileño  Willian y el francés Olivier Giroud, en un remate de cabeza, estuvo cerca de conseguir la victoria.

Con un global 2-2 al término del partido, el partido se fue a la resolución por penales, donde los fallos de Eric Dier, que envió fuera, y del brasileño Lucas Moura, cuyo tiro paró Kepa Arrizabalaga.

El Tottenham, que tenía las bajas de hombres importantes como Harry Kane y Dele Alli, quedó eliminado y con ello se esfumó por ahora la opción de que su entrenador Mauricio Pochettino logre algún título con los londinenses, un objetivo que se le sigue escapando.

"Perder así es algo que puede ocurrir. Hemos luchado, fuimos valientes y los jugadores lo hicieron bien", destacó Pochettino, resignado ante la eliminación.