Última Hora

Un grupo de nicaragüenses se negó a la apertura del nuevo consulado de Costa Rica en Managua. Algunos alegan desórdenes en las calles del barrio, pero otros, que no quieren la presencia de costarricenses allí.

Esto, según el canciller Enrique Castillo, se debe no solo a la disconformidad de los vecinos que alegan la posibilidad de un desorden ahí, sino a una clara xenofobia que “el Gobierno de Nicaragua viene incentivando desde el 2010”.

Ante esto, las autoridades de política exterior solicitan a quienes deban hacer trámites que asistan a otros consulados, tal como el de Chinandega, donde además han reforzado el personal para atender los trámites.

En relación con la nota de protesta enviada a Nicaragua, Castillo asegura que no han recibido respuesta y calificó con “dos o tres” las relaciones entre ambos países, en una escala de uno a diez.

“Daniel Ortega dijo que manera hipotética que Nicaragua podría ir a la Corte a reclamar la devolución de Guanacaste. Pero hizo una afirmación grave, de que Guanacaste le pertenece a Nicaragua. Fue una afirmación contundente que rechazamos como una gran falta de respeto, ofensiva”, aseguró.

Sin embargo, este no es el único diferendo que mantienen ambas naciones, pues existe el tema de la invasión y ocupación ilegal en territorio costarricense, y el de las concesiones para explotación petrolera en aguas costarricenses.

“Ellos caen en una fijación unilateral y arbitraria de límites. Nicaragua está pretendiendo decir ‘ustedes llegan hasta acá y nosotros llegamos hasta allá`. Ante ello, según él, las vías son mediaciones, arbitrajes o un litigio en la Corte”, aseguró.

“Lo que correspondería es que el presidente Daniel Ortega se disculpe. Sino, nos veremos en la Corte, sus afirmaciones están basadas en fantasías históricas”, concluyó.