Última Hora

Con solo 16 años y en su primer partido en la Primera División, Manfred Ugalde se vistió de héroe en una sufrida tarde para el Saprissa.

El joven delantero fue el último cambio en el sufrido debut morado en el Torneo de Clausura, un partido que hasta pasado el minuto 90 perdía ante Limón.

Ugalde relevó al 79’ a Randy Chirino, una de las sorpresas en una titular saprissista cargada de caras nuevas. Su cambio era el último cartucho para un banquillo que se saturó de críticas apenas en el primer juego del año: la resaca de la fallida final aún se siente en Tibás.

Y sería él, con apenas 10 minutos en la cancha, el encargado de poner la paridad en la Cueva, un centro al área de Christian Bolaños que acabó en el fondo de las redes con la complicidad de Dexter Lewis, el único yerro de un portero que hoy lo paró casi todo.

Antes de ese emocionante final, Limón había sido un verdadero dolor de cabeza para la S.

Un gol de Jairo Arrieta que el central Christian Rodríguez decidió no conceder al minuto 12’ fue lo último de Saprissa en una primera parte para el olvido.

Jeykel Medina anotó al 28’ un autogol para abrir las cuentas en el pizarrón y 10 minutos más tarde Keyder Bernard pondría el 0-2, un castigo ejemplar a una defensa permisiva y en la que se notó especialmente lo desorientado del trinitense Aubrey David, lateral que regresó a Saprissa para esta campaña pero apareció como central.

El experimento no solo no funcionó, sino que estuvo cerca de costarle a los morados los tres puntos en su casa.

En eso también pesó la decisión de Vladimir Quesada de dejar en el banquillo a Mariano Torres y Christian Bolaños, dos figuras de las que depende demasiado su esquema.

Eso lo notó la grada, que con el 0-2 inició la ensordecedora rechifla y llenó de críticas al cuerpo técnico.

Con lo visto en la cancha y lo escuchado en la grada, Bolaños y Torres aparecieron en la segunda mitad y corrigieron el rumbo de los tibaseños.

Con ambos la S empezó a revolucionar: al 64’ Arrieta tuvo una opción demasiada clara para el descuento que le negó Lewis y al 73’ Medina compraría algo de perdón con el 1-2.

Luego vendría el joven Ugalde y con él la igualdad definitiva, maquillaje para un complicado debut tibaseño.