Última Hora

Malik Afridi es dueño de una tienda de telas en Pakistán, pero es más conocido por el tamaño de su bigote.

Sus vecinos lo distinguen por su particular bigote de 76 centímetros, al cual le dedica al menos media hora de su día para aceitarlo y darle forma.

Pero el tener este gran bigote también le ha traído grandes problemas, y a que grupos extremistas del talibán promueven el uso de barbas, pero no del bigote.

Este hombre incluso ha recibido amenazas de muerte y fue secuestrado en 2009 por un grupo de talibanes que lo obligó a cortarse el bigote.

Ese grupo de fundamentalistas religiosos -que sí promueven el uso de barbas en el país- intensificaron la campaña en contra de los bigotes grandes o extravagantes, durante los últimos años.

Afridi está dispuesto incluso a irse de la ciudad de Peshawar, en el oeste de Pakistán, donde vive con su familia. Pero afeitarse la barba, nunca.