Última Hora

El plan fiscal es una bocanada de aire, para mantenerse a flote, pero el gobierno reconoce que no basta.

Según el ejecutivo, el cierre del año deja algunas señales positivas de otras acciones paralelas a los nuevos impuestos.

Por ejemplo, el recorte de cerca de 76.000 millones con la ayuda de cuatro decretos que acompañan esa reforma.

Esto se debió a cuatro decretos firmados por el presidente Alvarado y la ministra Rocío Aguilar que afirmaban el congelamiento de la carrera profesional, la anualidad con monto fijo, modificación a la dedicación exclusiva y otras directrices.

Sin embargo, para mantener esa línea de bajo gasto y ahorro, el 2019 enfrenta al gobierno con los retos de la evasión y una mejor recaudación de los impuestos que empiezan a regir.

Las medidas de ajuste, en cálculos del Gobierno, representarán una reducción de cerca 1.6% del PIB según Hacienda, aunque la meta sigue siendo bajar a 3.5% para el 2022.

No suficiente, pero el gobierno lo quiere ver como signos positivos para organismos internacionales.

Aun así, a inicios de diciembre la calificadora de riesgo Moody’s rebajó y calificó de forma negativa a Costa Rica como emisora de bonos.

Observe todos los detalles en el video adjunto.